Guía de Alimentación

Para una vida sana

Dieta

Un intestino sano, un cuerpo sano: todo lo que necesita saber


mujer con buena digestión

Más de unas pocas personas pueden sorprenderse al saber que el sistema digestivo o el intestino hacen más que digerir los alimentos. Respaldar el sistema inmunológico, eliminar toxinas y transferir nutrientes de los alimentos que consume al resto del cuerpo son otras tres funciones importantes que realiza su intestino. Esto se debe a que las actividades del intestino y su capacidad para realizarlas tienen un impacto en todos los aspectos de su salud.

Un intestino sano se traduce naturalmente en un cuerpo sano y lo sabrá porque se sentirá bien. Un intestino enfermo allana el camino para el desarrollo de enfermedades y dolencias de diversas formas, que incluyen hipertensión, alergias, enfermedades cardíacas e incluso depresión. Siga leyendo para ver las diferentes formas en que su sistema digestivo afecta la salud corporal y por qué una alimentación saludable es tan importante para su salud digestiva.

Mantener un intestino sano: bacterias buenas frente a bacterias malas

Su sistema digestivo está formado por un grupo completo de órganos que trabajan juntos para digerir y metabolizar los nutrientes, así como para eliminar los desechos. Junto con el estómago y el intestino delgado, la boca, el esófago, el páncreas, la vesícula biliar, el colon y el recto juegan un papel clave en el funcionamiento correcto del intestino. Lo que mucha gente no sabe es que la salud intestinal determina en última instancia su salud, ya sea física, emocional o mental.

El tracto digestivo recuerda a un ecosistema, ya que contiene miles de millones de bacterias buenas y malas o flora intestinal. Las bacterias buenas favorecen una digestión saludable y evacuaciones intestinales regulares. Las bacterias malas interfieren con estos procesos de forma dañina. Esto se debe a que demasiadas bacterias malas enferman el cuerpo con el tiempo e incluso pueden aumentar el riesgo de cáncer. Aunque la flora intestinal de cada persona es única, tomar medidas para promover y mantener una población saludable de bacterias buenas puede contribuir en gran medida a crear un entorno intestinal saludable.

Cómo un intestino sano afecta su salud en general

Absorción de nutrientes

Ilustración de una mujer con síndrome del intestino irritableExtraer nutrientes de los alimentos que comemos y transportarlos al torrente sanguíneo para que el cuerpo pueda usarlos es algo que un intestino sano hace bien y de manera eficiente. Las bacterias buenas que recubren las paredes del intestino delgado coordinan este proceso. La capacidad del intestino para enviar nutrientes al torrente sanguíneo también depende de la salud de la barrera (llamada revestimiento intestinal) que separa el tracto digestivo del resto del cuerpo. También revestidas de bacterias, las células del revestimiento intestinal transportan activamente moléculas de proteínas, vitaminas y minerales al torrente sanguíneo. Luego, el torrente sanguíneo transporta estos nutrientes a las células individuales de todo el cuerpo.

Protección contra enfermedades

Los alimentos que comemos pueden proporcionar al cuerpo los nutrientes esenciales, pero los alimentos entrantes también exponen el intestino a bacterias malas, virus y otros organismos que causan enfermedades. Un intestino sano tiene formas de esterilizar y desintoxicar estos materiales dañinos antes de que afecten la salud del cuerpo. El ácido del estómago y las enzimas esterilizan los alimentos entrantes. El intestino delgado también ayuda a desintoxicar los alimentos.

En el intestino delgado, pequeños grupos de tejido linfoide, conocidos como parches de Peyer, trabajan para identificar el material dañino y desencadenar la respuesta inmunitaria del cuerpo cuando es necesario. No es sorprendente que los tipos de alimentos que comemos tengan una gran influencia en la salud intestinal. Los tipos de alimentos que comemos también influyen en la capacidad del intestino para responder a los patógenos.

Salud emocional

Las personas afectadas por problemas digestivos crónicos, como el síndrome del intestino irritable y los problemas funcionales del intestino, ya saben cómo un día estresante puede empeorar los problemas digestivos. Investigaciones recientes sobre los efectos de la ansiedad y la depresión en la salud gastrointestinal revelan que el intestino puede afectar su estado emocional tanto como las emociones afectan el intestino. No hace mucho tiempo, los investigadores descubrieron lo que se llama el «segundo cerebro» que reside dentro de las paredes de su tracto digestivo. Este «segundo cerebro» está en constante comunicación con el «primer» cerebro.

El «segundo cerebro», también conocido como sistema nervioso entérico, está formado por 100 millones de células nerviosas que recubren el tracto digestivo. Los investigadores creen que estas células nerviosas desencadenan fluctuaciones emocionales en personas con trastornos digestivos crónicos. Esto significa que cuando la irritación o la inflamación afectan su intestino, aumenta el riesgo de desarrollar síntomas de depresión o ansiedad.

La dieta del aleluya: la forma natural de mantener un intestino sano

mujer comiendo ensalada saludableEs prácticamente imposible mantener un intestino sano cuando la mayor parte de su dieta consiste en alimentos procesados, carnes, azúcar y poca o ninguna fibra. Estos tipos de alimentos no solo irritan e inflaman el tracto intestinal, sino que también lo exponen a un mayor número de bacterias y patógenos dañinos «malos». Por otro lado, una dieta rica en fibra, grasas saludables y nutrientes esenciales no solo satisface las necesidades nutricionales del cuerpo, sino que también promueve la absorción saludable de nutrientes y evacuaciones intestinales regulares.

La Dieta Aleluya, que consiste en frutas y verduras enteras, jugos de verduras, nueces y semillas, cereales integrales y legumbres orgánicas, hace todo esto y más. Nuestra dieta a base de plantas nutre las bacterias buenas en su intestino mientras limpia y desintoxica el tracto digestivo a lo largo del camino. Los alimentos integrales nutren la flora intestinal y refuerzan sus defensas contra materiales nocivos. Estas afecciones ayudan a mantener un intestino sano a largo plazo al tiempo que reducen drásticamente el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, en todas sus formas.



DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *