Guía de Alimentación

Para una vida sana

Dieta

Tener un hígado sano: es más importante de lo que cree


Como uno de los órganos más grandes y ocupados del cuerpo, el hígado no recibe la atención que merece. Para muchas personas, la importancia de un hígado sano pasa desapercibida hasta que se manifiestan graves problemas de salud. Curiosamente, bastantes problemas de salud comunes pueden ser factores de riesgo importantes para los problemas hepáticos. Siga leyendo para ver los diferentes trabajos que realiza el hígado, cómo puede fallar la salud de su hígado, qué alimentos son buenos para el hígado y qué pasos puede tomar para mantener un hígado sano.

Funciones principales de un hígado sano

El hígado no es un problema cuando se trata de mantener su cuerpo funcionando sin problemas. Clasificado como un órgano y una glándula, el hígado realiza más de 500 tareas esenciales sin parar. Algunas de las principales funciones del hígado son:

  • Secreta bilis para metabolizar grasas
  • Secreta bilis para metabolizar proteínas.
  • Almacena carbohidratos y los convierte en glucosa.
  • Ayuda a mantener estables los niveles de azúcar en sangre.
  • Desintoxica la sangre
  • Sintetiza materiales proteicos
  • Almacena vitaminas y minerales esenciales
  • Ayuda con los procesos de coagulación de la sangre.
  • Secreta hormonas

Con solo esta breve lista de tareas, es fácil ver cuán importante es un hígado sano para la salud general del cuerpo. Cuando la salud de su hígado comienza a sufrir, su sistema digestivo, sistema circulatorio, niveles inmunológicos y de azúcar en sangre, y muchas otras funciones vitales también sufren. En última instancia, un hígado sano contribuye a un cuerpo sano.

Enfermedad del hígado graso: una enfermedad común del hígado

Ilustración de la enfermedad del hígado grasoSi bien el alcoholismo puede ser conocido por sus efectos nocivos en el hígado, las personas que no beben o beben muy poco también pueden desarrollar problemas hepáticos graves. Una afección conocida como enfermedad del hígado graso no alcohólico o NAFLD puede causar daño hepático grave y progresivo si se deja por sí sola. NAFLD es una de las formas más comunes de enfermedad hepática y afecta a unos 100 millones de estadounidenses.

La enfermedad hepática no alcohólica toma forma cuando las células que forman el hígado almacenan demasiada grasa. De hecho, esta inflamación del hígado altera su capacidad para funcionar normalmente. NAFLD entra en acción tan pronto como las sustancias grasas superan entre el cinco y el 10 por ciento del peso del hígado. Lo que da miedo de NAFLD es que no hay síntomas a los que prestar atención. Entonces, la mayoría de la gente no sabe que lo tiene hasta que ya está desarrollado.

Causas y factores de riesgo relacionados con problemas hepáticos.

La importancia de un hígado sano se demuestra en las diversas condiciones que surgen cuando surgen problemas hepáticos. Las causas de los problemas hepáticos se pueden heredar, pero una buena mayoría de los casos son el resultado de otras afecciones crónicas como la obesidad, las enfermedades cardíacas, la diabetes tipo 2, la presión arterial alta y la resistencia a la insulina. Dados los tipos de afecciones médicas que ponen a una persona en riesgo de tener problemas hepáticos, no es sorprendente que esos riesgos sean mayores para las personas de cuarenta y cincuenta años. Si no se trata, pueden producirse cicatrices graves en el hígado (cirrosis del hígado) y, finalmente, insuficiencia hepática. Otros factores de riesgo a considerar son:

  • Colesterol alto
  • Glándula pituitaria hipoactiva
  • tiroides hipoactiva
  • Consuma una dieta baja en fibra y alta en grasas
  • Beba muchas bebidas azucaradas

Pasos que puede tomar para promover una función hepática saludable

Dieta a base de plantas

Los alimentos que consume todos los días tienen un impacto tremendo en la salud de su cuerpo, incluida la salud de su hígado. Muchos de los factores de riesgo asociados con la enfermedad del hígado graso se pueden prevenir con una dieta basada en plantas. En algunos casos, el daño hepático por comer bien se puede revertir si se detecta a tiempo.

Las dietas a base de plantas son ricas en fibra y bajas en grasas. Son densos en nutrientes y contienen casi todas las vitaminas y minerales esenciales que el cuerpo necesita para funcionar de manera óptima. Las plantas también son ricas en antioxidantes y fitonutrientes, y ambos ayudan a proteger al cuerpo de enfermedades y enfermedades crónicas. Este conjunto de beneficios promueve naturalmente una función hepática saludable.

Suplemento de soporte hepático

Curcumina de fuerza profesionalAl igual que los alimentos, cualquier cosa que apoye los sistemas que promueven la función hepática saludable puede ayudar a proteger este órgano vital. La curcumina de fuerza profesional, uno de los muchos productos de la dieta Hallelujah, contiene curcumina, un extracto vegetal biológicamente activo. La curcumina de fuerza profesional promueve funciones hepáticas saludables de las siguientes maneras:

  • Protege las células del hígado del daño.
  • Se dirige y bloquea las vías genéticas de inflamación en el cuerpo.
  • Contiene una amplia variedad de nutrientes que atacan a los radicales libres.

En comparación con otros suplementos en el mercado, este suplemento de apoyo hepático está formulado para ser de cinco a siete veces más biodisponible, lo que significa que el cuerpo puede absorber los nutrientes que contiene. La función hepática saludable no se puede dar por sentada. Dado que el desarrollo de problemas hepáticos pasa desapercibido, es mejor ser proactivo. Nunca es demasiado pronto para alimentar a su hígado con los nutrientes que necesita para prosperar.



DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *