Guía de Alimentación

Para una vida sana

Dieta

¿Cuál es la diferencia entre grasas alimentarias saludables y no saludables?


Algunas personas están nerviosas por incluir grasas en su dieta porque asumen que cualquier tipo de grasa es mala para su salud. Sin embargo, hay muchas formas en las que la grasa dietética puede ser beneficiosa para su salud y debe incluir una cantidad moderada en su plan de alimentación. El factor más importante es asegurarse de obtener los tipos correctos de grasas en su dieta, ya que existen grandes diferencias en la forma en que las grasas saludables y no saludables afectan su salud y bienestar en general.

Grasa saturada frente a grasa insaturada
La mayoría de la gente sabe que las grasas saturadas se conocen como grasas «malas» y las grasas insaturadas se conocen como grasas «buenas». ¿Sabes cómo diferenciar entre estos tipos de grasas? La grasa saturada generalmente se deriva de productos animales como la carne y los productos lácteos, mientras que la grasa insaturada generalmente se deriva de las plantas. Pero el hecho de que la grasa sea de origen vegetal no significa que sea buena para la salud.

«Algunas semillas de plantas son ricas en ciertos ácidos grasos poliinsaturados».

Ciertos tipos de semillas de plantas se utilizan para producir aceite, como maíz, maní, cardo y girasol. Estas semillas de plantas son ricas en ciertos ácidos grasos poliinsaturados (PUFA), que provocan una reacción inflamatoria cuando se consumen. Si hay inflamación en el cuerpo, puede provocar problemas de salud graves como enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes y más.

Omega 3 y Omega 6
Dos tipos comunes de PUFA son los ácidos grasos esenciales omega-3 y omega-6. Ambos son necesarios para que el cuerpo funcione de manera óptima, pero debe tener el equilibrio adecuado entre los dos para una salud óptima. La respuesta inflamatoria proviene de las grasas omega-6 altas. Al mismo tiempo, se descubrió que la falta de ácidos grasos omega-3 esenciales puede aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

Para mejorar su dieta y prevenir el cáncer, es mejor minimizar las grasas animales con alto contenido de grasas saturadas y elegir grasas vegetales saludables. Concéntrese en la calidad y las cantidades adecuadas de grasas saludables, y podrá reducir el riesgo de cáncer y mejorar la salud en general. El aceite de coco y el aceite de oliva son buenas opciones, pero debes asegurarte de que sean extra virgen y prensados ​​en frío. Puede aumentar sus ácidos grasos omega-3 consumiendo semillas de linaza, semillas de chía o aceite de linaza prensado en frío.

¿Quieres preparar más comidas con grasas saludables de origen vegetal? Consulte el libro de recetas Unravel the Mystery para ver una serie de recetas que facilitarán la inclusión de estas grasas beneficiosas en su dieta. También es útil leer “Unravel the Mystery” de Ann Malkmus, que enseña más sobre cómo su estilo de vida afecta su riesgo de cáncer.



DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *